Tu Compra
Idiomas

Home  /  Cuidado del Cuero

Cuidado del cuero

CUERO FLOATER

Humedezca un paño (lanilla) limpio con agua y aplique con delicadeza en las partes sucias. Para mantener el brillo natural del cuero, aplicar humectante proximamente disponible en tiendas ABELA. Absténgase de usar líquidos que contengan alcohol o betún que alteren la composición natural del cuero.

CUEROS SUAVES (becerro o cabrito)

Limpiar el producto con un paño seco y aplicar «shoe cream» e impermeabilizante antes y durante su uso. Tenga en cuenta que este tipo de cuero es propenso a ensuciarse y engrasarse fácilmente.

GAMUZA Y NUBUCK

La limpieza de la gamuza o nubuck debe hacerse siempre en seco. Frotar con un cepillo en la misma dirección o usar borrador de gamuza para eliminar suciedad y/o marcas. Evite el contacto con el agua o jeans, ya que en este tipo de cuero puede causar transferencia de color. Aplique con frecuencia impermeabilizante e intensificador de cuero, antes y durante su uso.

PIEL EN PELO

La fricción con otras superficies puede causar la caída del pelo. Para su limpieza, frotar un cepillo en la dirección de la caída del pelo y utilizar impermeabilizantes antes y durante su uso. Evite el contacto con el agua y otras sustancias que causen alteraciones irreparables a la piel.

VACHETTA O CUERO VEGETAL

Aplicar una mínima cantidad de “onguent de luxe» sobre un paño limpio y frotar sobre el cuero de manera uniforme. Inmediatamente pulir y remover el exceso de crema con otro paño limpio y seco.

CUERO CHAROL

Debido a la propiedad migratoria del charol se debe evitar su contacto con otros materiales que causen manchas permanentes en el cuero. Para una limpieza adecuada, humedecer un paño (lanilla) limpio con agua y aplicar con delicadeza. Secar y brillar de manera circular con un paño seco. No se debe aplicar crema humectante, betún o varsol.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Proteger el producto de tintes, perfumes, sustancias corrosivas o prendas, como jean, que decoloren y manchen el cuero.
  • Aplicar impermeabilizante (disponible en nuestras tiendas) que protejan el producto de polvo y agua, especialmente de la lluvia.
  • Evitar exponer el cuero a fuertes fuentes de calor.
  • No usar líquidos limpiadores o detergentes del hogar para limpieza del cuero.